Eliminar varices con microespuma, ¿qué es y cómo funciona?

Los problemas de circulación se propician por diferentes factores. Éstos suelen aparecer con la edad, siendo el 50% de los casos en personas mayores de 50 años.

A su vez, las mujeres son más propensas a tener problemas vasculares que lo hombres. Hoy en día existen diferentes técnicas para eliminar las varices, pudiendo disponer de un amplio abanico de posibilidades para elegir el tratamiento que más se adecue a las necesidades del paciente.

Si estás buscando una clínica para eliminar las varices en Madrid, en Clínica Vasculine te ofrecemos una técnica fácil, segura y eficaz, llamada microespuma entre otros tratamientos.

La microespuma es una de las técnicas más eficaces e innovadoras para tratar las varices. Un tratamiento prácticamente indoloro, sin necesidad de cirugía ni baja médica. ¡Saldrás de la consulta caminando por tu propio pie!

¿Qué es la microespuma para varices?

La escleroterapia con microespuma es un procedimiento terapéutico para la eliminación de varices y alteraciones del sistema venoso. Consiste en la infiltración de un gel, espuma o mouse, formado por un agente esclerosante, que se bate con gases hasta conseguir esa consistencia, de ahí su nombre.

La sustancia se inyecta en la vena dañada mediante una aguja, provocando que ésta“cicatrice”. De este modo, se fuerza a la sangre a reconducirse a través de otros conductos más saludables. Como la vena enferma no es útil para el cuerpo, al eliminarlas conseguimos optimizar el funcionamiento del sistema circulatorio.

La variz tratada con microespuma comienza a reabsorberse provocando una desaparición natural progresiva hasta desaparecer por completo.

¿Cómo se lleva a cabo el tratamiento con microespuma?

Este tratamiento comienza con una consulta evaluativa con el cirujano vascular en la que se  analiza el estado venoso del paciente con la ayuda de un EcoDoppler. El Eco Doppler es una máquina que realiza una especie de radiografía interna de las varices para analizarlas. Así se consigue conocer en detalle el tipo de varices a tratar, el estado en el que se encuentran y cuál sería el mejor tratamiento para el tipo de variz de nuestro paciente. Una vez realizada la prueba, el médico localiza las venas dañadas y emite un diagnóstico sobre el alcance real del problema y pauta el tratamiento más adecuado o incluso en algunos casos la combinación de varios tratamientos.

Una vez identificadas las varices a tratar, procedemos a la realización del tratamiento con microespuma. Consiste en administrar pequeñas inyecciones con el producto en las venas enfermas. En muchos casos se puede apreciar cómo la variz va desapareciendo a medida que la microespuma avanza a través de ella.

Es un tratamiento que ofrece muy buenos resultados y es muy cómodo para el paciente. Esto se debe a que no requiere cirugía, ni anestesia, ni baja médica. Es un tratamiento poco invasivo con una rápida recuperación, tanto es así que el paciente sale caminando de la consulta.

El número de sesiones a realizar viene determinado por las características presentadas por el paciente: cantidad, grado y complejidad de las varices. Lo normal es de 1 a 5 sesiones, sucediendo en algunos casos la total desaparición de las mismas en una única sesión.

¿Cómo es la recuperación del tratamiento con microespuma? 

Después de la realización del tratamiento, se colocan unas medias elásticas de compresión y el paciente puede volver a hacer vida normal, se recomienda dar un paseo tras la sesión. Unos días después de realizarse el tratamiento pueden aparecer pequeñas molestias locales.

Una vez terminado el tratamiento se recomiendan tres pautas importantes a seguir:

  1. No quitar el vendaje elástico compresivo durante 24 hasta 72h horas. Será el cirujano quien lo indique.
  2. No exponer la zona tratada al sol durante las 3 o 4 semanas posteriores.
  3. Aplicar una crema específica sobre la zona dos veces al día dependiendo de la especificación del médico.

Si estás pensando en realizar un tratamiento para las varices aquí tienes un breve resumen de sus ventajas de este tratamiento:

  • El tratamiento se adecúa a cada paciente.
  • No requiere baja médica, por lo que no afecta al desarrollo de las actividades diarias.
  • No deja marcas ni heridas quirúrgicas.

Si estás buscando este tratamiento en Madrid, en Clínica Vasculine contamos con esta técnica innovadora que ofrece grandes resultados a nuestros pacientes y con un equipo de cirujanos vasculares que acumulan más de 20 años de experiencia eliminando varices.

Pide Cita >>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia