¿Por qué las varices en futbolistas son comunes?

Llevar una vida activa y saludable, acompañada de deporte, es clave para retrasar, en la medida de lo posible, la aparición de varices. No obstante, las varices en futbolistas son una realidad ya que ni los deportistas se libran de ellas por diversos factores hormonales, hereditarios o quirúrgicos que juegan un papel decisivo del que no tenemos control.

En el caso de algunos deportes, como es el fútbol, la probabilidad de que aparezcan varices es mayor debido a que se trata de prácticas que requieren una gran intensidad y demanda muscular. Hoy, en Clínica Vasculine te contamos la relación entre el fútbol y la aparición de varices ¡Sigue leyendo!

¿A qué se debe la aparición de varices en futbolistas?

Los deportes de impacto no son nada recomendables para las varices. Dentro de este tipo de deportes se encuentra el fútbol, y por ello, los futbolistas son más propensos a desarrollar varices a lo largo de su carrera. Esto se debe al fuerte impacto de este deporte que requiere de forma habitual golpes vigorosos, propiciando el aumento de la presión sobre las venas y con ello la probabilidad de desarrollar varices.

Futbolistas con varices, ¿Qué factores de riesgo existen?

Ahora bien, más allá del propio esfuerzo físico, conviene destacar que también hay factores de riesgo que pueden propiciar la aparición de estas afecciones, como es el caso de la predisposición genética, el comportamiento hormonal o determinados procedimientos quirúrgicos.

Generalmente, las personas que practican fútbol y desarrollan problemas vasculares suelen padecer molestias y síntomas más intensificados como: pesadez, dolores, hormigueo e hinchazón.

Tratamiento para varices en futbolistas

En Clínica Vasculine apostamos por nuevas técnicas poco invasivas que no requieren ni cirugía ni anestesia para el tratamiento de todas las varices. Con el fin de lograr unos resultados sencillos, rápidos y seguros para nuestros pacientes. Os contamos un poco más acerca de las técnicas que utilizamos y en qué casos:

  • Escleroterapia líquida: se aplica para tratar las varices más finas y superficiales. Consiste en la inyección, mediante una fina aguja, de un gel esclerosante para cerrar la vena y que esta desaparezca.
  • Escleroterapia con microespuma: solemos trabajar con esta técnica en el caso de las varices de mayor grosor (medio). Consiste en la infiltración de una espuma esclerosante en la vena dañada provocando su cicatrización.
  • Crioesclerosis: se trata de una técnica para varices finas que consiste en la inyección de una sustancia esclerosante a baja temperatura dentro de la vena afectada para conseguir su desaparición. Con el efecto frío del líquido esclerosante, se reduce el riego de pigmentación de la piel, característica muy destacable cuando llega el buen tiempo.
  • Sistema de sellado con cianoacrilato: utilizamos esta técnica para el tratamiento de varices medias-gruesas. Mediante una pequeña punción en la pierna, se introduce el catéter que deposita el producto para cerrar la vena dañada.

Si padeces de varices y quieres encontrar la solución más eficaz a tu caso, contacta con nosotros. ¡Pide una cita con nuestro equipo de médicos especializados en cirugía vascular con más de 20 años de experiencia y combate tus varices sin anestesia ni cirugía! >>>>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia