Conoce todo sobre las venas reticulares

Es común confundir las arañas vasculares con las famosas venas reticulares. Esto produce que numerosos pacientes que llegan a consulta lo hagan con un historial de tratamiento fracasado porque previamente no se ha identificado correctamente el tipo de problema circulatorio y, por tanto, se ha aplicado el tratamiento adecuado. 

Muchas veces se tratan las venas reticulares como si fuesen arañitas vasculares, lo cual es erróneo ya que estas deben trabajarse primero ya que de lo contrario, sus redes continuarán alimentando las arañitas vasculares más pequeñas. Hoy en Clínica Vasculine, queremos contártelo todo acerca de este tipo de venas, ¿te interesa?

¿Qué son las venas reticulares en las piernas?

Las venas reticulares se encuentran dentro del segundo grado de varices y también se conocen como venas alimentadoras. Son más grandes que las arañitas vasculares, pero más pequeñas que las venas varicosas.

Este tipo de venas son afecciones subcutáneas, de considerada profundidad y con una apariencia ciertamente superficial en comparación con las varices de primer grado y suelen desarrollar molestias y síntomas.

Síntomas asociados a las varices reticulares

Este tipo de venas pueden relacionarse con diversos factores en función del caso de cada paciente como problemas de insuficiencia venosa, herencia genética, lesiones, obesidad… Además, también pueden surgir diversos síntomas en función de las condiciones personales de cada uno pero los posibles síntomas visibles de estas venas son:

  • Las venas reticulares cuentan con un diámetro de aproximadamente 2-3mm.
  • Se presentan principalmente en la zona de los muslos internos o en los tobillos. También es bastante común su aparición en la parte posterior de las extremidades inferiores.
  • A diferencia de las varices, las venas reticulares no sobresalen por encima de la superficie de la piel en la mayoría de las situaciones.
  • Suelen venir acompañadas de dolor, pesadez, cansancio, calambres…
  • Esta clase de venas son generalmente de color verde azulado o púrpura y pueden dar lugar a la creación de áreas de racimos poco atractivos.

El mejor tratamiento para varices reticulares

Nuestro equipo médico trabaja con diversas técnicas para tratar este tipo de varices y en muchos casos es necesaria la combinación de varias técnicas para conseguir el mejor resultado en función de las necesidades de cada paciente.

Las técnicas que mejor nos funcionan para combatir las varices reticulares son:

  • Escleroterapia: puede ser líquida o con microespuma. Consiste en la infiltración de un gel o espuma, formado por una agente esclerosante, que se inyecta en la vena dañada mediante una pequeña aguja, provocando que esta “cicatrice”.
  • Sistema de sellado con cianoacrilato: se trata de un novedoso sistema para el tratamiento de las varices medias-gruesas. Consiste en una pequeña punción en la pierna mediante la cual se introduce un catéter para depositar el producto y cerrar la vena dañada.

En Clínica Vasculine tratamos todo tipo de varices, sin anestesia ni cirugía, gracias a la experiencia de más de 20 años de nuestro equipo médico vascular. Además, contamos con 12 meses de garantía en tratamientos cerrados para respaldar la confianza del paciente, debido a que el sistema varicoso es complejo y pueden surgir ramificaciones imprevistas tras el tratamiento. ¡Ponte en contacto con nosotros y deja de preocuparte por tus varices! >>>>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia