La relación entre la píldora anticonceptiva y las varices

La formación de varices se produce como consecuencia del mal funcionamiento de la circulación de la sangre, provocando la dilatación de las venas.

Por su parte, la píldora anticonceptiva es un método que puede tener efectos que influyan en la circulación sanguínea y la enfermedad de varices de determinadas mujeres. ¡Descubre todo sobre el tema en Vasculine!

¿Qué relación tiene la píldora anticonceptiva con las varices en piernas?

Los métodos anticonceptivos orales, como es la píldora anticonceptiva, tienen la posibilidad de aumentar las probabilidades de sufrir insuficiencia venosa en las piernas como efecto secundario.

Se desarrollan dos tipos de hormonas dentro de la anticoncepción oral: progestágenos y estrógenos.

  • La progesterona puede ser protrombótica. Es decir, puede provocar episodios de Enfermedad Tromboembólica Venosa.
  • Por otro lado, los estrógenos pueden aumentar el desarrollo de telangiectasias o arañas.

Este método anticonceptivo oral también puede incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, sobre todo en el caso de mujeres fumadoras. Además, supone un mayor riesgo para mujeres que padecen de diabetes, hipertensión o sobrepeso. Es muy común que el consumo de la píldora anticonceptiva haga más densa la sangre y por tanto, ralentice la circulación, un factor de riesgo de trombosis venosa.

¿Por qué la píldora anticonceptiva dilata las venas varicosas?

Los anticonceptivos orales, como es la píldora, pueden alterar la coagulación de la sangre. Esto se debe a sus características en el caso de que surja algún otro factor desconocido que pueda influir en el proceso.

Esta alteración también puede tener su origen en los estrógenos. Estos son unas de las hormonas responsables del ciclo menstrual, que reaccionan en función de las condiciones hormonales de las mujeres. Los receptores de estrógenos se localizan en las paredes de las venas y las arterias.

Por todo esto, las píldoras anticonceptivas tienen la posibilidad de favorecer la aparición de varices en las piernas y las complicaciones pertinentes que puedan surgir.

¿Puedo tomar la píldora si tengo varices en las piernas?

Sí es posible tomar la píldora con varices, aunque desde Clínica Vasculine recomendamos informarse sobre los diversos métodos que existen. ¿Los motivos? Se podría pautar otro tipo de anticonceptivos menos agresivos. Siempre teniendo en cuenta las recomendaciones del ginecólogo y el cirujano vascular en función del caso particular de cada paciente.

Los efectos que pueden provocar esta clase métodos anticonceptivos orales variarán en función de las propias características de cada persona y de su previa predisposición genética a sufrir problemas de circulación. Por ello, como comentábamos anteriormente, es necesario acudir a un ginecólogo para conocer qué método anticonceptivo se adapta mejor a las necesidades de la mujer así como acudir a un centro médico vascular especializado, como Clínica Vasculine, donde puedan conocer el tipo de problema del paciente y ofrecer la combinación de los mejores tratamientos.

Recomendaciones al tomar la píldora con varices

Si en tu caso te estás sometiendo actualmente a este tipo de tratamiento de anticonceptivos orales como es la píldora, desde Clínica Vasculine te ofrecemos una serie de consejos y recomendaciones para minimizar el impacto que estos puedan provocar sobre la circulación:

  • Mantener una dieta equilibrada: se debe elaborar una buena dieta saludable que incluya alimentos que favorezcan una buena circulación.
  • Evitar el sedentarismo: es importante marcar una rutina de ejercicios diarios que se alejen del sedentarismo. Realizar actividades físicas habitualmente con un control, nos ayudará para que las venas se contraigan y vacíen de sangre, favoreciendo así el intercambio de sangre con el corazón. Se aconseja subir por las escaleras, caminar, ir en bicicleta o nadar como actividades a incluir en nuestras rutinas.
  • Elevar las piernas: es bueno que cuando estemos tumbadas o sentadas mantengamos las piernas elevadas durante un tiempo determinado para favorecer la circulación de la sangre.
  • Duchas de agua fría: es importante que el proceso recorra de pies a rodillas con agua fría ya que esta provoca cierta estimulación de los tejidos y una contracción de las venas, lo que contribuye a una buena circulación.
  • Masajear las piernas: se recomienda masajear la zona con un gel especializado en piernas cansadas para contribuir a una mejora de la circulación así como para sentir el alivio de síntomas como la pesadez.
  • Utilizar medias de compresión graduada: este tipo de medias favorecen el retorno de la sangre acumulada en las piernas facilitando su llegada al corazón.

Si deseas recibir más información, consúltanos tus dudas. Nuestro equipo de médicos especializados en cirugía vascular está a tu disposición. Conoce el estado de tus varices en Clínica Vasculine y asesórate de los mejores tratamientos para tu caso >>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia