Tratamiento de varices, ¿microespuma o láser endovascular?

Las varices son venas dilatadas que pierden la capacidad de producir un retorno de la sangre adecuado. Tal y como hemos comentado en más de una ocasión, tratarlas a tiempo ayuda significativamente a prevenir el desarrollo de insuficiencia cardiovascular o úlceras.

Pueden ser de diferentes grados y dependiendo del grado de la variz se tratan de diferentes maneras. Hoy en día existen varios tratamientos mínimamente invasivos que se pueden realizar de manera ambulatoria, eliminando el problema sin que la rutina del paciente se vea afectada tras la realización del tratamiento. Dos de estos tratamientos que vamos a comparar son la microespuma, un tratamiento esclerosante, y el láser endovascular, eliminando las varices a través de un láser. ¡No te pierdas nada en Clínica Vasculine!

¿En qué consiste el tratamiento con microespuma?

La escleroterapia con microespuma es un tratamiento que elimina las varices y las alteraciones del sistema venoso. Se infiltra una espuma formado por un agente esclerosante, que batiéndose con gases se consigue esta consistencia por la que se da nombre al tratamiento.

La microespuma se inyecta en la vena dañada con la ayuda de una aguja. De este modo, hacemos que la vena se cicatrice y la sangre se reconduzca por venas saludables, mejorando el sistema circulatorio.

Este tratamiento se realiza de manera ambulante sin necesidad de anestesia ni baja médica. Sin olvidar ofrecer muy buenos resultados. Además, es eficaz tanto para varices finas como gruesas. Por esta razón, se ha convertido en los últimos años en una gran opción para la eliminación de las varices.

Eliminar varices con láser endovascular

Por su parte, el láser endovascular se utiliza más cuando la vena afectada está demasiado dilatada. Este tratamiento se realiza de manera ambulatoria con anestesia local, siendo un tratamiento mínimamente invasivo para el paciente.

El tratamiento consiste en la punción e introducción de un catéter con una fibra láser. Esta desprende calor y provoca que la vena se cierre. Mientras la fibra recorre la vena, el cirujano vascular observa la vena a través de una ecografía dúplex. De este modo, se comprueba el estado de la vena tratada en todo momento.

Después de la sesión, el paciente puede realizar vida normal. Los efectos secundarios de éste tratamiento son cambios en la coloración de la piel y sensación de ardor o escozor. No obstante, estos síntomas desaparecen en cuestión de 2-3 días.

Principales diferencias entre microespuma y láser endovascular

La diferencia principal entre ambos tratamientos es cuándo utilizar uno u otro. La microespuma es un tratamiento apto para varices de 1, 2 y 3r grado, por otro lado el láser endovascular se utiliza más para tratar venas un poco más dilatadas como son el caso de las varices de grado 2 y 3.

La tasa de éxito de ambos tratamientos es alta, eliminando las venas tratadas de un modo sencillo y sin necesidad de baja.

En Clínica Vasculine ofrecemos una garantía de 12 meses en tratamientos cerrados que permite al paciente estar tranquilo tras la realización del tratamiento, ya que, aseguramos realizar un seguimiento o cualquier necesidad que el paciente tenga respecto al tratamiento y el estado de sus varices.

 

Si tienes varices y deseas eliminarlas, pide cita  >>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia