Los casos de varices aumentan en personas mayores

Son muchos los factores que influyen en la aparición de venas varicosas así como muchas las zonas donde pueden aparecer. Es cierto que la posibilidad de que salgan varices en las personas de edad avanzada es mayor. ¡Descubre todo sobre el tema con Vasculine!

La presencia de varices en ancianos

Lo más habitual es que la aparición de varices se de a partir de los 40 años en adelante debido al deterioro que provoca el paso del tiempo. Este hace que las válvulas de las venas se debiliten y no funcionen correctamente. Además, son muchos los factores que pueden influir en la aparición de venas varicosas. En el caso de las personas mayores, estos pueden ser algunos de los principales motivos:

  • Edad. Es el principal factor causante de la aparición de varices ya que, a medida que aumenta la edad, se incrementa el riesgo de padecerlas, entre otros múltiples desajustes o problemas de salud.
  • Causa hereditaria. Las personas con antecedentes familiares de varices tienen una mayor probabilidad de padecer este problema que otras personas.
  • Menopausia. En el caso de las mujeres generalmente entre los 45-55 años (en algunos casos incluso antes), la disminución de la producción hormonal de los ovarios durante la etapa de la menopausia causa que las paredes de las venas se debiliten, propiciando así, más fácilmente, la aparición de venas varicosas.
  • Falta de ejercicio. Generalmente, cuando nos hacemos mayores, nuestra vida se vuelve más sedentaria ya que no tenemos la misma capacidad física o energía que cuando se es joven. Esto influye en la aparición de varices, ya que ralentiza el empuje de la sangre hacia el corazón.
  • Sobrepeso. Es muy habitual que cuando más mayores nos hacemos, nuestro cuerpo experimente cambios de peso aumentando el mismo, lo que hace que también aumente la posibilidad y presencia de las varices.

Los riesgos de sufrir varices a edad avanzada

Las varices en personas de edad avanzada son un problema muy habitual que además se agrava en la época del verano debido al calor. En muchos casos la aparición de varices conlleva:

  • Inflamaciones.
  • Dolores.
  • Sensación de pesadez en las piernas.
  • Hinchazón.
  • Cansancio y fatiga.
  • Picor, hormigueo y calambres en las piernas.
  • Piernas sensibles al tacto.
  • Zonas enrojecidas.
  • Úlceras varicosas.
  • Tromboflebitis.

Las varices en las piernas son las más comunes en personas mayores

Las varices más comunes son las que aparecen en las piernas, aunque no debemos olvidar que también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo. En el caso de las personas mayores, es mucho más probable que éstas se desarrollen ya que la circulación de la sangre es mucho más lenta y, en ocasiones, más complicada. También influyen factores como el sedentarismo o el pasar mucho tiempo sentado o de pie parado, como comentábamos anteriormente.

¿Cómo es el tratamiento de varices en personas mayores?

Desde Clínica Vasculine, nos esforzamos por ofrecer a nuestros pacientes tratamientos realmente eficaces para sus problemas de varices. Además, tras el tratamiento realizado, nos encargamos de llevar a cabo un seguimiento médico durante 12 meses que incluye cualquier tipo de revisión o retoque necesario.

En todos los casos de nuestros pacientes y para cualquier tipo de variz, es necesario concertar una primera consulta evaluativa con nuestro equipo médico de cirujanos vasculares, donde se estudia el caso personalizado de cada paciente gracias a un Eco Doppler que nos permite conocer en detalle las varices a tratar.

Una vez evaluado el caso y el estado de las varices, el médico correspondiente propone el tratamiento más adecuado para poder dar una solución eficaz al problema. El proceso es rápido, sencillo y seguro. Se trata de una técnica superficial y poco molesta que, además, no requiere anestesia, por lo que nuestros pacientes pueden reincorporarse a su vida cotidiana de inmediato, algo muy cómodo para nuestros pacientes.

En Clínica Vasculine, tratamos todo tipo de varices y empleamos diversas técnicas:

En el caso de las varices finas, se pueden emplear dos técnicas:

  • Esclerosis: se utiliza para el tratamiento de arañas vasculares y las varices más finas y superficiales.
  • Microespuma: para venas de mayor grosor y complicación.

En el caso de las varices gruesas, las técnicas que se pueden tratar son:

  • Sistema Clarivein: combina una ablación mecánica con una ablación química con esclerosante.
  • Sistema Venaseal: para eliminar el reflujo de la vena safena de una forma poco agresiva.

Si padeces varices de cualquier tipo y quieres que sean tratadas, contacta con nosotros y te ofreceremos un tratamiento médico eficaz y acorde a tus necesidades. Para más información o para concertar una consulta informativa con nosotros ¡pincha aquí! >>>>

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia