Consideraciones sobre la cirugía vascular poco invasiva

La cirugía vascular mínimamente invasiva (CVMI) se considera una técnica de avance segura, reproducible y costo-efectiva. Ésta no se limita únicamente a ser una cirugía llevada a cabo con incisiones pequeñas, sino que refleja una mejora en los resultados del tratamiento. ¡Hoy en Vasculine te lo contamos todo sobre esta cuestión!

¿Qué es la cirugía vascular mínimamente invasiva?

La cirugía vascular mínimamente invasiva se corresponde con aquella cirugía empleada para la reparación valvular llevada a cabo a través de incisiones de tamaño reducido. Todo ello en comparación con la esternotomía media.

El hecho de estandarizar y perfeccionar las técnicas quirúrgicas en cirugía valvular ha supuesto un gran descenso de la morbimortalidad relacionada con la técnica, aceptando así nuevos modelos de cálculo de riesgo que se ajustan en mayor medida a la realidad.

Todos estos avances tienen como consecuencia que los cirujanos busquen e investiguen nuevas técnicas de abordaje. Éstas contribuyen a disminuir el trauma quirúrgico y a mejorar el postoperatorio. Por otro lado, existen subgrupos que se benefician de las nuevas técnicas. Esto ocurre con personas mayores, pacientes con bronquitis crónica, personas que padecen de obesidad…

¿Toda la cirugía vascular debe ser algo invasiva?

Tras ver cómo este tipo de cirugía es posible y se considera un avance, es importante indicar que todos los procesos relacionados con el mismo deben contar con una pequeña invasión.

Hay que tener en cuenta que hoy en día los pacientes, de forma adicional, demandan la incorporación inmediata o más temprana a sus labores cotidianas.

A fin de cuentas, este tipo de cirugía nos permite alcanzar una serie de ventajas sobre la cirugía estándar. Y todo ello sin darse diferencias estadísticamente significativas en el resto de los parámetros postoperatorios. Es el caso de:

  • Menor dolor y molestias durante y después del tratamiento.
  • Menor estancia en la UCI.
  • Incorporación inmediata o breve a la rutina.
  • Menor estancia hospitalaria.
  • Reduce la posibilidad de infecciones.
  • Menor número de transfusiones.

Es importante mencionar que, en la actualidad, no es posible llevar a cabo toda la cirugía por miniincisiones. Esto se debe a que no todos los pacientes son candidatos para este tipo de tratamiento ni todos los cirujanos están preparados para ello.

¿Cómo es la recuperación tras esta cirugía de varices?

Este tipo de cirugía mínimamente invasiva permite al paciente contar con una recuperación mucho más rápida y cómoda, como comentábamos anteriormente. Esto es debido a las ventajas sobre la cirugía estándar respecto a los parámetros postoperatorios.

Además de reducir los tiempos de espera en el hospital durante la recuperación, este tipo de cirugías permiten una breve o inmediata incorporación a la vida cotidiana. De este modo, el paciente puede seguir con su rutina sin ver sus actividades paralizadas.

Para conocer más información, ¡escríbenos! En Clínica Vasculine tratamos todo tipo de varices de la mano de un equipo médico de cirujanos especializados en cirugía vascular>>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia