Varicorragia, ¿a qué se refiere el término?

Desde Clínica Vasculine recomendamos mantener un seguimiento de las venas varicosas desde el primer momento junto a un experto. También llevar a cabo el tratamiento adecuado para combatirlas, ya que pueden acarrear problemas más graves para la salud del paciente. Una complicación que puede ocurrir es que las venas varicosas se rompan y sangren, lo que conocemos como varicorragia. En este caso, es necesario que el cirujano vascular examine el caso lo antes posible. ¡Descubre todo sobre el tema en nuestro nuevo post!

¿Qué es la varicorragia? Motivos de su aparición

Cuando nos referimos a varicorragia, hablamos de una complicación de la insuficiencia venosa que se produce por la rotura de una vena varicosa. En este sentido, lo más habitual es que afecte a las personas que padecen problemas de varices e insuficiencia venosa desde hace unos años atrás. Este sangrado también se puede deber al adelgazamiento de las capas cutáneas que cubren la vena hasta que la presión genere un pequeño orificio y así ocasionar una hemorragia.

¿Cuáles son los síntomas de varicorragia?

Los síntomas más frecuentes que puede presentar un paciente, propios de la varicorragia son:

  • Piernas pesadas.
  • Cansancio.
  • Edemas.
  • Hormigueo.

Debemos tener en cuenta que en la época del verano los síntomas se incrementan debido a las condiciones climáticas. Dicho esto, la zona más común para su aparición es el tercio inferior de la pierna, en las venas varicosas más superficiales, bajo una piel muy fina.

La varicorragia puede producirse como consecuencia de un rascado o de forma espontánea debido a un pequeño traumatismo. La obesidad, el sedentarismo y la gestación favorecen la aparición de varicorragia. No obstante, también es posible que se desarrolle como consecuencia hereditaria.

¿La varicorragia puede ser una complicación grave?

Debemos tener en cuenta que las varices no solamente suponen un problema estético para algunos pacientes. También funcional por el hecho de que afecta a la circulación venosa de retorno de las piernas al corazón.

Se considera la varicorragia como la complicación más peligrosa que puede darse en las varices. La rotura de una variz que causa una hemorragia puede formar trombos pequeños que podrían llegar al pulmón si la vena afectada se encuentra muy dilatada, creando problemas de salud importantes. No es muy frecuente pero, en algunos casos, ha llegado a provocar la muerte del paciente.

¿Cómo proceder ante una vena varicosa rota?

En el caso de encontrarnos ante una vena varicosa rota de estas características, puede parecer algo alarmante, pero lo importante es mantener la calma, ya que tras la rotura de la vena se cuenta con tiempo de sobra para actuar sobre ello sin complicaciones.

  • No se debe aplicar un torniquete. Este método no es útil para lesiones venosas ya que esto aumenta la presión disminuyendo el retorno venoso.
  • Acostarse boca arriba en el suelo con las piernas elevadas a 45º. Esto ayuda a que la hemorragia cese hasta que tengamos ayuda para acudir al centro médico especializado necesario con ayuda de alguien.
  • Se debe presionar lo más rápido posible el orificio del cual procede la sangre para activar la coagulación natural y propia del organismo.
  • En algunos casos más complicados de tratar se debe poner un punto de sutura o un vendaje compresivo. Al tener la pierna elevada y gracias a la compresión mantenida durante el acto, la presión venosa es negativa y los mecanismos fisiológicos se ponen en funcionamiento con mayor eficiencia.
  • Una vez la situación esté controlada, acudir al cirujano vascular para que pueda evaluar el estado de la rotura.

¿Qué solución ofrece la clínica vascular?

Cuando el paciente acude con la hemorragia controlada al cirujano vascular, este llevará a cabo un estudio del estado de la vena para poder recomendar un tratamiento a seguir en función de la gravedad del estado del paciente. En la mayoría de los casos deben tratarse, bien sea con un tratamiento local con microespuma o con un abordaje más completo si existe alguna alteración interna como reflujo en la vena safena.

En Clínica Vasculine contamos con un equipo médico de cirujanos vasculares con más de 15 años de experiencia en el sector, examinando y haciendo un exhaustivo seguimiento de la evolución de los pacientes. Ofrecemos una garantía médica durante 12 meses, en tratamientos cerrados, incluyendo cualquier revisión o retoque que fuera necesario para asegurar la salud del paciente.

Para más información o para que tu caso sea evaluado por nuestro equipo de médicos profesionales especializados en cirugía vascular, ¡escríbenos! Con una primera cita informativa en la clínica podremos conocer el estado actual de tus varices gracias a un Eco Doppler y ofrecerte los mejores tratamientos para combatir las varices >>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia