¿Las varices pélvicas son peligrosas durante el embarazo?

El embarazo es uno de los factores de riesgo más comunes en la aparición de las venas varicosas. Pero tranquila, si estás embarazada, debes saber que es muy poco probable que las varices pélvicas sean peligrosas tanto para el bebé como para ti. ¡En Clínica Vasculine te contamos más!

Cuál es el origen de las varices pélvicas en el embarazo

Las varices pélvicas son unas venas varicosas más dilatadas de lo habitual situadas en el interior de la cavidad abdominal, concretamente, rodeando los ovarios y el útero de la mujer. En este sentido, son consideradas una afección crónica en las mujeres que causa un dolor sordo y persisten en el área pélvica.

Las varices pélvicas pueden desarrollarse por causa de uno o varios embarazos previos de la mujer, aunque también pueden surgir por otras causas como puede ser la herencia genética en mujeres nulíparas. Muchas veces no provocan síntomas, lo cual puede no tratarse. En otros casos se desarrolla lo que conocemos como Síndrome de Congestión Pélvico (SCP), que provoca un dolor constante en la zona baja del vientre o en la zona lumbar izquierda. Este dolor se acentúa con la bipedestación o sedestación prolongada, cuando la mujer tiene el período menstrual, al hacer deporte y frecuentemente tras mantener relaciones sexuales.

No se ha diagnosticado una causa concreta, pero es muy probable que sea un caso hereditario en mujeres cuyas madres hayan experimentado el síndrome. También es muy probable que otra causa sea consecuencia del embarazo. Esto se debe a que juega un papel importante en el desarrollo del síndrome porque se producen una serie de cambios hormonales y alteraciones en la pelvis de la mujer que debilitan los vasos sanguíneos circundantes. Por ello, incrementa la probabilidad de que se hinchen y dilaten.

Cuáles son los principales síntomas de las varices pélvicas

Los síntomas de cualquier problema circulatorio pueden ser muy variados en función del caso de cada paciente ya que, recordemos, cada uno puede depender de numerosos factores que influyan. De todas formas, los síntomas más comunes de las varices pélvicas que conocemos son:

  • Dolor pélvico. Concretamente en la parte inferior del abdomen.
  • Malestar y molestias en la espalda.
  • Dolor durante la menstruación y tras mantener relaciones sexuales.
  • Venas visibles e hinchadas en la zona genital.
  • Aumento de la micción.
  • Dolor en las últimas fases del embarazo.
  • Dolor al ponerse de pie durante períodos prolongados de tiempo.

¿Existe algún tratamiento para las varices pélvicas en mujeres embarazadas?

Lo primero que debemos aclarar es que durante el embarazo, no es posible realizarse ningún tratamiento por seguridad. Pasados unos meses de haber dado a luz será el mejor momento para acudir a un experto para que realice una evaluación del sistema venoso y recomiende el tratamiento más adecuado de forma personalizada.

Si no estás embarazada, se pueden tratar las varices pélvicas con diversas técnicas con el objetivo principal de proporcionar el alivio de los síntomas.

  • El método más eficaz de tratarlas es la escleroterapia con microespuma. Se trata de una técnica que consiste en obstruir de una forma controlada la vena varicosa con un producto específico que hace que las venas se colapsen y se cierren. A largo plazo se obtiene una gran mejoría y estabilización del caso.
  • En el caso del dolor crónico, es posible paliar el dolor con ciertos medicamentos antiinflamatorios. Eso sí, siempre pautados bajo prescripción y supervisión médica.

También existen tratamientos no farmacológicos efectivos como:

  • El ejercicio físico.
  • Reposo con las piernas elevadas, ya que combate el acúmulo de líquido.
  • Aplicación de frío en la zona. Esto es debido a su efecto antiinflamatorio y vasoconstrictor, que provoca que los vasos sanguíneos se estrechen. Por ello, la sangre no se acumularía con tanta facilidad.
  • Las medias de compresión también suelen ser un método muy eficaz.

Si padeces síntomas que crees que pueden estar relacionados con esta patología, no dudes en pedir una consulta evaluativa con nuestro equipo de cirujanos vasculares para evaluar tu caso y poder ofrecerte las mejores técnicas y tratamientos para combatir el problema ¡Ponte en contacto con nosotros! >>>>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia