La repercusión del tabaquismo en las varices

Dado que fumar afecta a casi todos los órganos de nuestro cuerpo, no es ninguna sorpresa que también pueda dañar la circulación y los vasos sanguíneos. Los químicos de los que se compone el tabaco cuentan con varios efectos adversos que perjudican los vasos sanguíneos, aumentando así el riesgo de coagulación de la sangre al restringir y endurecer las arterias. ¡Te contamos más sobre cómo afecta esta adicción a las varices!

Tabaco y varices, cómo afecta la nicotina

La nicotina es la principal responsable en la repercusión de las varices ya que:

    • Disminuye la deformidad de los hematíes, lo que conocemos como glóbulos rojos, haciendo que pierdan su elasticidad de manera que es más complicado que se deformen con facilidad, impidiendo el paso de la sangre a los vasos sanguíneos más finos. Además, también puede obstruir el paso de otros componentes de la sangre.
    • La nicotina provoca que aumente la viscosidad de la sangre, la hace más espesa. De este modo, se incrementará el riesgo de padecer trombosis.
    • Incide sobre el aumento del ritmo cardíaco.
    • La nicotina provoca un aumento de la agregación de plaquetas en el organismo. Recordemos que las plaquetas son unas células que circulan por la sangre muy necesarias para la coagulación. Si se produce un aumento en la agregación de plaquetas, se desarrollarán micro trombos capaces de obstruir los vasos sanguíneos más finos que dejarán pequeños tramos sin sangre.
    • Posibles arritmias en el corazón.
    • La nicotina también actúa sobre la grasa, provocando un aumento del colesterol y los triglicéridos además de la disminución de las HDL (colesterol bueno) y el aumento de las LDL (colesterol perjudicial).

¿El tabaquismo trae consecuencias como la vasoconstricción?

Sí. La nicotina es la causante del desarrollo de vasoconstricciones, lo que conocemos como el estrechamiento de los vasos sanguíneos más pequeños y de los capilares. Esto hace que llegue menos sangre a las partes que se encuentran más alejadas del corazón, como por ejemplo, las extremidades inferiores y que la temperatura a la que se encuentran las manos y los pies disminuya unos 3 grados centígrados.

¿El tabaquismo pasivo también puede repercutir en las varices?

El fumador pasivo es aquel que, pese a no ser fumador, aspira el humo del tabaco. Este humo que se inhala si eres fumador pasivo es el de la corriente secundaria que es peor, ya que contiene hasta tres veces más nicotina, alquitrán y monóxido de carbono que la corriente principal aspirada por el fumador.

Esto supone que si eres fumador pasivo, se aumente la probabilidad de sufrir enfermedades cardíacas así como de insuficiencia venosa, provocando la aparición de varices.

Si te interesa conocer el estado actual de tus varices, en Clínica Vasculine tratamos TODO tipo de varices gracias a nuestro equipo médico de cirujanos especializados en cirugía vascular que cuentan con más de 15 años de experiencia en el área vascular y con la ayuda de un Eco Doppler para ofrecer los más efectivos tratamientos en función de las necesidades y caso personalizado de cada paciente ¡Pide tu cita! >>>>>>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia