¿Qué son los venotónicos y cómo ayudan contra las varices?

Los venotónicos son un tipo de medicamentos que actúan reduciendo la fragilidad de las venas. No son un medicamento de carácter curativo, pero sí pueden mejorar significativamente los síntomas como el cansancio o la hinchazón de la zona.

Este tipo de medicinas son comercializadas en farmacias y se clasifican según su forma de administración, que puede ser oral o tópica.  En este sentido, los venotónicos de forma oral cuentan con una mayor eficacia frente los venotónicos tópicos. Por otro lado, aquellos que se administran de modo oral suelen ser más prescritos por los médicos en comparación a las formas tópicas. ¡No te pierdas todo sobre el tema con Clínica Vasculine!

¿Cuál es la acción de las pastillas venotónicas?

La insuficiencia venosa crónica ocurre cuando las venas de las piernas carecen de la capacidad de retornar la sangre al corazón de una manera eficaz. Por este motivo, se genera una acumulación de la sangre en estas extremidades, produciendo dolores, pesadez e hinchazón.

Esta patología no sólo es un problema estético, ya que las varices son visibles, sino que también son un problema de salud que puede generar molestias y derivar en problemas mayores si no son tratadas.

Por ello, en ciertos casos, los médicos prescriben venotónicos venosos. Estos medicamentos nos ayudan a aliviar las molestias de las varices de una forma notable. Funcionan a través de sus principios activos, como por ejemplo, la hidrosmina, que contribuye a aumentar el tono de las venas y mejorar la resistencia de los capilares.

Con esto conseguimos un alivio de los síntomas y molestias de las varices. Aún así estos medicamentos deben ser recomendados o prescritos previamente por un médico. Por otro lado, también existen los venotónicos en formato gel que nos ayudan mediante su aplicación en la zona a aliviar los síntomas y molestias.

Los medicamentos en tratamientos para las varices

El uso de los medicamentos no previene la aparición de las varices ni elimina las ya existentes. Sin embargo, son muy útiles a la hora de aliviar los síntomas producidos por la mala circulación. Lo ideal es complementar el uso de estos medicamentos con buenos hábitos como hacer ejercicio o masajear la zona afectada con agua fría o cremas hidratantes refrescantes para ayudar a reducir las molestias.

En el caso de que las varices sean de un grado elevado, la recomendación principal es acudir a un especialista puesto que es muy probable que estas recomendaciones no sean suficientes para aliviar las molestias.

Remedios naturales para mejorar las venas y capilares

Cuando padecemos de insuficiencia venosa, es recomendable seguir ciertos hábitos para aliviar los síntomas de las varices. Os dejamos algunos consejos:

  1. Usar prendas cómodas y evitar ropa demasiado ceñida.
  2. Tener una dieta saludable, evitando grasas y azucares en exceso, moderando el consumo de alcohol. Incluir frutas y verduras ricas en fibra a la dieta. Reducir la sal. Por otro lado, introducir alimentos vasodilatadores a nuestra dieta como pueden ser las nueces, las bayas o el jengibre.
  3. No fumar.
  4. Beber mucha agua.
  5. Mantener las piernas ligeramente elevadas durante el sueño.
  6. Activar la circulación venosa mediante masajes ascendentes en las piernas.
  7. Refrescar las piernas con agua fría para combatir la dilatación.
  8. Evitar exceso calor en las piernas.
  9. Practicar ejercicio de forma habitual.
  10. Evitar estar mucho tiempo seguido de pie, quieto o sentado.
  11. Utilizar medias terapéuticas en función al grado de compresión necesitada.
  12. Evita cruzar las piernas. Esta posición dificulta del flujo de la sangre.
  13. Evitar tacones más altos de 5cm y usar calzado con una suela mínima de 2 centímetros.

Pide cita con nuestro equipo médico para una valoración del estado de tus varices >>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia