¿De qué depende el retorno venoso?

El retorno venoso es el flujo de la sangre que regresa al corazón, ya que el sistema cardiovascular se trata de un circuito cerrado.

El flujo del retorno se determina por la presión venosa o la resistencia venosa. La sangre desoxigenada retorna al corazón a través del sistema venoso. Una vez regresa al corazón, éste mismo no solo bombea la sangre con una alta presión a través de las arterias de todo el cuerpo, sino que también succiona la sangre desde el cuerpo hacia la aurícula derecha. ¡Descubre todo sobre el tema en Clínica Vasculine!

Importancia de mejorar el retorno venoso en piernas

La insuficiencia venosa crónica es la incapacidad de las venas para realizar el adecuado retorno de la sangre al corazón. Por lo tanto, esto provoca una acumulación de la misma en las piernas. Y claro, esto da lugar a diferentes problemas y síntomas.

El correcto funcionamiento de nuestro sistema circulatorio es fundamental para transportar correctamente la sangre desde el corazón a todo el cuerpo en ambas direcciones; es decir, desde el órgano a las diferentes partes del organismo por las arterias y a la inversa por las venas.

Las paredes de las venas disponen de válvulas muy pequeñas que según se abren y cierran. Éstas nos ayudan a controlar la presión y flujo de la sangre. Cuando las venas pierden elasticidad, se dilatan y provocan que estas válvulas se separen y no cierren bien. Por ello, la sangre atraída por la fuerza de la gravedad se acumula en las piernas, desarrollándose una insuficiencia venosa crónica. Esta enfermedad es de las causas principales de la aparición de varices y piernas cansadas.

El retorno venoso y su influencia en la aparición de varices

Esta patología afecta a una gran parte de la población adulta española. Esta enfermedad suele estar infravalorada y, aunque normalmente no es un problema grave de salud, puede influir severamente en la calidad de la vida del paciente y en su vida laboral.

Esta patología la podemos representar como un iceberg, ya que solo vemos la punta sin ver en el fondo la seriedad del problema. Por ello, es importante que cuando se padece de varices consigamos un diagnostico de un cirujano vascular para analizar el tipo de variz y su estado actual para su posterior tratamiento.

Los motivos por los que hay un retorno venoso insuficiente

La insuficiencia venosa se desarrolla en base a diferentes factores:

  • Factores genéticos
  • La edad
  • Alteraciones hormonales.
  • Sobrepeso y sedentarismo.
  • Actividades laborales que implican muchas horas seguidas sentadas o de pie sin un cambio de postura.
  • Las temperaturas elevadas.

Los principales síntomas que un paciente puede sentir son dolor, hormigueo, pesadez, cansancio de piernas, hinchazón, calambres, enrojecimiento, sequedad, picor o sensación de calor.

Diferentes grados de varices en base a la insuficiencia venosa

A raíz de ello podemos desarrollar varios tipos de varices con diferente grado:

  1. Arañas vasculares: estas dilataciones de los capilares, a nivel superficial, son pequeñas líneas rojizas o violetas de aspecto de telaraña. Éstas son indoloras y no presentan problema grave de salud.
  2. Varices: se clasifican en diferentes tipos y grados por lo que, dependiendo de cada caso se opta por un tratamiento u otro. Actualmente los tratamientos con los que se suele tratar son poco invasivos, tratando de evitar la cirugía.

¿Cómo favorecer el retorno venoso?

Para mejorar el retorno venoso en casa existen varios consejos que podemos seguir:

  1. Usar prendas cómodas y evitar ropa demasiado ceñida.
  2. Tener una dieta saludable, evitando grasas y azucares en exceso, moderando el consumo de alcohol. Incluir frutas y verduras ricas en fibra a la dieta. Reducir la sal.
  3. Beber mucha agua.
  4. Evitar estar mucho tiempo seguido de pie, quieto o sentado.
  5. Utilizar medias terapéuticas en función al grado de compresión necesitada.
  6. Refrescar las piernas con agua fría para combatir la dilatación.
  7. Evitar exceso calor en las piernas.
  8. Mantener las piernas ligeramente elevadas durante el sueño.
  9. Evitar tacones más altos de 5cm y usar calzado con una suela mínima de 2 centímetros.
  10. Realizarnos masajes para el favorecimiento del retorno venoso.
  11. Practicar ejercicio de forma habitual.
  12. No fumar.
  13. Evita cruzar las piernas. Esta posición dificulta del flujo de la sangre.

Si padeces de insuficiencia venosa no dudes en contactar con nuestro equipo médico para recibir una evaluación de su caso y resolver todas las dudas que tengas. ¡En Clínica Vasculine estaremos encantados de ayudarte!

 

Pide cita con nuestro equipo médico >>

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia