Tratamiento para varices, ramificaciones tras el proceso

Las varices son venas dilatadas que impiden el retorno venoso correcto. Por lo tanto, pueden producir pesadez, dolor, hinchazón o picor en la zona. Generalmente, se originan en las piernas, presentando estos síntomas mencionados.

Hoy en día existen técnicas eficaces y seguras para eliminar prácticamente todo tipo de varices sin necesidad de cirugía. Esto es posible gracias a los avances en los tratamientos que existen, como por ejemplo la microespuma para varices finas o VenaSeal para varices más gruesas.

Estos tratamientos son muy poco invasivos para el paciente. Este puede retomar su vida cotidiana tras la realización del proceso y, a la vez, es muy eficaz tanto en el aspecto médico como en el estético.

¿Pueden aparecer ramificaciones de varices después de un tratamiento?

La variz eliminada no vuelve a aparecer. Tras la realización de un tratamiento para eliminar las varices, la variz queda sellada. En este sentido, pasa a no ser una vena funcional. Por ello, una vez eliminadas, esas mismas no reaparecen.

En Clínica Vasculine tratamos la variz desde su origen. Es decir, tratamos tanto la parte estética que se ve como el origen, generalmente más profundo, que las provoca. De este modo, incidimos en el problema que presenta nuestro paciente en ese momento y evitamos a aparición de nuevas varices con el mismo origen.

No obstante, es importante ser conscientes de que estos tratamientos eliminan las varices y puntos de origen que están activos en el momento del tratamiento. Por lo tanto, aunque se reduce esta posibilidad, en personas con predisposición a desarrollar insuficiencia venosa pueden presentarse nuevamente capítulos de varices en otras zonas dónde antes no había. Es decir, una vez eliminadas las varices tras un tratamiento, lo que sí puede ocurrir es que otras venas sanas que no estaban afectadas se conviertan en varices. Por ello, el paciente puede volver a notar una “re-aparición” de las varices.

¿Por qué se vuelven a reproducir las varices?

La posibilidad de que un paciente vuelva a desarrollar varices existe, aunque esto no sea lo más habitual. Encontramos ciertos perfiles más propensos a que esto ocurra:

Esta situación, si se da, suele presentarse a mediano o largo plazo tras la realización de un tratamiento.

Importancia de hacer un seguimiento de varices

El seguimiento de las varices junto a un equipo médico especializado es altamente recomendable. Revisiones de mantenimiento para ver que todo está bien y para retocar si fuera necesario antes de que vaya a más.

En en caso de Clínica Vasculine para estos casos de varices más importantes, incluimos 12 meses de seguimiento que incluyen todos los retoques que fueran necesarios. Con este seguimiento buscamos proporcionar a nuestros pacientes mayor tranquilidad y seguridad de que el resultado del tratamiento será satisfactorio.

En cuanto a nuestro equipo, contamos distintos expertos con más de 20 años de experiencia tratando todos los tipos de varices. Esto nos permite poder valorar con bastante precisión el grado de desarrollo de una variz y el tratamiento adecuado para ella. Muchas veces un tratamiento sencillo es suficiente para solucionar el problema si la variz se trata a tiempo.

Por ello, estamos tan seguros de los buenos resultados del tratamiento que ofrecemos 12 meses de garantía. De este modo, respaldamos la confianza del paciente. Esto se debe a que el sistema varicoso es complejo y a que, después del tratamiento,  pueden aparecer ramificaciones imprevistas. La garantía  incluye seguimiento continuado y los retoques que fueran necesarios durante 12 meses desde la realización del tratamiento para proporcionar a nuestros pacientes una mayor tranquilidad y su salud vascular.

Eficacia de los tratamientos con microespuma

La microespuma es un tratamiento de escleroterapia que consiste en infiltrar una espuma en la vena dañada, provocando que ésta cicatrice. Así conseguimos que la sangre se reconduzca a venas sanas. De este modo, se mejora el funcionamiento del sistema circulatorio.

Es un tratamiento que, bien realizado, es muy seguro. Ofrece muy buenos resultados y es muy cómodo para el paciente, pues que no requiere ni anestesia ni baja médica pudiendo realizar vida normal tras la sesión. Es muy poco invasivo con una rápida recuperación. Tanto es así que el paciente sale caminando de la consulta.

Si padeces de varices y quieres saber posibles soluciones puedes contactar con Clínica Vasculine y pedir una cita con uno de nuestros cirujanos vasculares.

Debemos de tener presente que la práctica totalidad de las varices se puede tratar con éxito médico y estético, sin necesidad de cirugía.

Pregúntanos >

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, gira tu dispositivo 90º
para mejorar tu experiencia